11. Cromlech, baratzak, cercle de pierres

publicado en: Arqueología, Transpirenaica | 3
Estacion megalitica de Okabe (Cromlech de Ilarrita-Irati) © Fernando Asiain

A diferencia de la norma seguida en anteriores entradas según la cual todos y cada uno de los elementos referenciados en el mapa deben contar con su correspondiente aclaración en un listado en el que se justifican las localizaciones propuestas, la entrada que aquí nos ocupa supone una excepción. En esta ocasión se ha omitido el listado por una cuestión meramente práctica. La elevada cantidad de elementos cartografiados y la existencia de obras monográficas dedicadas a esta cuestión (ver Peñalver, X., 2004) hacen prescindible una extensa lista ya elaborada y comentada previamente por especialistas compensando esta ausencia con una somera descripción de este fenómeno cultural. Únicamente hay que precisar la inclusión de algunos casos no documentados por Peñalver, bien por haber sido conocidos con posterioridad a la publicación de su obra, bien por encontrarse fuera del área geográfica objeto de estudio.

En el primero de los casos se ha recurrido a la continua labor de actualización (y concienciación) que sobre esta cuestión se está realizando desde el blog El Cromlech Pirenaico. En el segundo se ha seguido la información recogida en la Carte Archeológique de la Gaule de Haute-Garonne (CAG 31/2) y Ariège (CAG 09).

Finalmente precisar que el mapa recoge aquellos lugares en los que se documenta la presencia de crómlechs independientemente de la cantidad en la que estos se manifiestan, ya sea de manera aislada o en un conjunto de varios círculos de piedras. Los topónimos incluidos en el mapa se refieren tanto a lugares en los que existe constancia de crómlechs como a montañas, ríos, valles u otros elementos de referencia que puedan servir de orientación.

Mapa de elaboración propia a partir del material cartográfico de Eric Gaba. © Eric Gaba (Wikimedia Commons user Sting)

Estas tres denominaciones, crómlech, baratzak, cercle de pierres, son algunos de los términos empleados para referirse a un determinado monumento prehistórico cuya datación se estima entre el Bronce medio y el final de la Edad del Hierro, y que en su parte visible está constituido por una serie de piedras hincadas sobre la tierra cuya disposición delimita un espacio circular. La disparidad en el empleo de una terminología para referirse a esta manifestación cultural se debe a las dificultades que plantea el término más empleado: crómlech.

Como advierten Jacques Blot y Christian Raballand la definición de crómlech –tal y como por ejemplo se define en el diccionario arqueológico Larousse-; «monument mégalithique fait de hautes pierres dressées sur une ligne circulaire», no se atiene a las características particulares de los círculos de piedras pirenaicos ya que las dimensiones de sus piedras, rara vez por encima de los 50 cm, no permiten calificarlos de megalitos en un sentido estricto.

Cromlech de Millagate, al fondo pico de Orhi.

Al igual que el tamaño de las piedras utilizadas en su construcción las dimensiones de los círculos que describen son en la mayoría de casos de reducido tamaño con un diámetro que oscila entre los 3 y 7 m si bien existen notables excepciones que superan los 20 m.

Su presencia se manifiesta de manera aislada o en agrupaciones, siendo minoritarios aquellos en los que más alta es la cantidad de crómlech que aparecen en un mismo lugar. En estos conjuntos parece evidenciarse una mejor calidad en la construcción de aquellos cuya ubicación se sitúa en posiciones elevadas, sobre la línea de cresta, apuntando a una  jerárquización de los diferentes componentes del conjunto.

La finalidad de estas construcciones ha sido establecida por la arqueología de manera unánime con un sentido funerario. Los restos hallados en el interior de estos círculos, en los que se ha detectado la presencia de restos óseos calcinados resulta un argumento determinante. Más problemática sin embargo resulta su función exacta, pues la escasa cantidad de estos restos no parece indicar su carácter de sepultura propiamente dicha sino más bien el de cenotafio en el que se depositaría simbólicamente una parte de las cenizas del fallecido.

Cromlechs. Luchonnais

La excavación arqueológica de determinados crómlech, o baratzak, ha permitido plantear a modo de hipótesis un posible rito funerario. Así la ausencia de tierra calcinada en el interior del crómlech implica la existencia de una pira funeraria en un lugar ajeno al círculo de piedras desde el cual se transportaría una pequeña cantidad de los restos del finado. Estos carbones serían depositados en el interior del monumento, en el centro, en un lugar previamente acondicionado. Esta labor consistiría en la extracción de tierra hasta alcanzar el suelo natural donde en ocasiones se ha podido determinar la presencia de arcilla con abundantes particular quemadas lo cual ha sido interpretado como «suelo ritual».

Crómlech de las Foyas de Añarón

No obstante no en todos los yacimientos excavados las cenizas son depositadas directamente sobre el suelo, en otros casos presentan sobre los restos un pequeño amontonamiento de piedras o bien se encuentran en el interior de una pequeña cista. No faltan tampoco ejemplos del uso de cerámicas si bien resultan por el momento excepcionales. Igualmente excepcional es la presencia de un ajuar funerario reducido en los escasos casos conocidos a puntas de flecha o de lanza y anillos.

Finalmente los restos serían cubiertos y rodeados por el característico circulo de piedras o peristalito. En algunas ocasiones el interior de este recinto es ocupado por una leve elevación de tierra confiriendo al monumento una apariencia tumular, lo que constituye una tipología mixta entre el crómlech y el túmulo (el mapa recoge tanto los crómlech propiamente dichos como los túmulo-crómlech).

Cromlech de Eteneta con testigo-menhir. © Txemi López

Cromlech de Eteneta con testigo-menhir

La ubicación de estos monumentos se encuentra siempre en posiciones elevadas a lo largo del cordal pirenaico en ambas vertientes, desde la costa cantábrica, donde tiene un límite occidental relativamente preciso en el río Leizarán, hasta el Pirineo central.

Cromlech de Senescau

Habida cuenta de su directa relación con los espacios montañosos y particularmente su habitual presencia en collados, pasos y puertos de montaña relacionados con la actividad ganadera, ha sido una constante desde las primeras investigaciones relativas al crómlech pirenaico la vinculación de estos monumentos funerarios con poblaciones ganaderas y diferentes rutas trashumantes sin que por el momento se hayan podido precisar buena parte de los núcleos de población de los grupos humanos asociados a esta manifestación cultural.

Para finalizar incluimos la localización exacta de dos ejemplos de interés, los cromlech de Okabe y Oianleku. Esta localización se ha establecido en Google Earth para una mejor contextualización de la orografía en la que se hayan estos yacimientos visibles incluso en la imagen del satélite. Unicamente han sido señalados estos dos ejemplos por lo que conviene advertir que en el entorno existen otros cromlech que no han sido referenciados (Sobre localizaciones exactas puede consultarse www.megalithic.co.uk/ con una buena parte de los crómlech documentados).

Cromlechs de Ilarrita y monte Okabe


Ver Ilarrita, Okabe (Cromlech) en un mapa más grande

•BIBLIOGRAFÍA•

Altuna, J. & Areso, P., 1977, «Excavaciones en los cromlechs de Oyanleku (Oyarzun, Guipuzcoa)», Munibe, año XXIX, Nº 1-2, pp. 65-76.

Armendáriz Martija, J., 2008, De aldeas a ciudades. El poblamiento durante el primer milenio a.C. en Navarra. Pamplona.

Barrio, L., «Catálogo y cartografía de las estaciones megalíticas de Goizueta, Artikutza, Aranaz y Aguiña-Lesaka (Navarra)», Munibe Antropologia – Arkeologia, Nº 41, 1989 , pp. 101-132.

Blot, J., 1977, «Les cromlechs d’Errozate et d’Okabe (Basse Navarre)», Munibe, Año XXIX – Nº 1-2, pp. 77-96.

Blot, J., 1982, «Les cercles de Pierre ou “Cromlechs” en Pays Basque de France». Zainak. Cuadernos de Antropología-Etnografía, Nº. 1, pp. 85-122.

Blot, J., 1995, «Contribution à l’étude des cercles de pierres en Pays Basque de France», Bulletin de la Société préhistorique française , Año 1995 Vol. 92, Nº   4, pp. 525-548.

CAG 09=Carte archéologique de la Gaule 09 – L’Ariège, Jean-Marie Escudé-Quillet, Catherine Maissant, sous la direction de Robert Sablayrolles. Paris 1997.

CAG 31/2=Carte archéologique de la Gaule 31/2 Le Comminges. Haute-Garonne, Sablayrolles, R. & Beyrie, A., Paris 2006.

Cuchí, J. A., Domingo, R. & Montes, L., 2003, «Prospecciones y sondeos en las sierras exteriores de Aragón: V Campaña, 2002», Salduie, Nº 3, pp. 313-329

Peñalver Iribarren, X., 1990, «El ritual funerario en los “cromlechs” pirenaicos según los últimos trabajos en el conjunto megalítico de Mulisko Gaina. Urnieta-Hernani (Gipuzkoa)», Zephyrus, 43, pp. 131-136.

Peñalver Iribarren, X., 2004, Mairubaratzak: Pirinioetako harrespilak. Munibe. Suplemento, Nº. 19. (Traducción al castellano: Los crómlech pirenaicos. Bolskan nº 22 2005).

Cromlech de Oianleku


Ver Oianleku ipar (cromlech) en un mapa más grande

3 Responses

    • ImaPyr

      Te agradezco mucho tus palabras de ánimo porque especialmente esta entrada ha costado mucho.

Dejar una opinión