21. La moneda aquitana

El particularismo aquitano constatado por las fuentes literarias antiguas tiene también su reflejo en la numismática. Dentro de los límites de la Aquitania etnográfica —el triángulo descrito por el Océano, los Pirineos y el Garona— se producen determinadas acuñaciones con unas características y una circulación bien diferenciable del conjunto de la amonedación céltica. Si bien la historiografía a establecido una clasificación de los diferentes tipos de acuñaciones documentadas en Aquitania a partir de denominaciones étnicas surgiendo así las monedas «Tarusates», «Elusates» y «Sotiates», tal denominación es aceptable únicamente para esta última etnia. Atendiendo al estudio propiamente numismático de las piezas (análisis estilístico, metrología, etc.) y a su distribución geográfica la amonedación aquitana puede dividirse en dos conjuntos que engloban diferentes tipos. Por un lado el sud-occidental —entre el río Adour y los Pirineos— dividido en tres tipos distintos: el recientemente catalogado como type au Y, el tipo Pomarez y el tipo Beyrie, correspondientes en líneas generales con lo que se había denominado «monedas Tarusates». Por otra parte se encontrarían las monedas Sotiates, entre las que se encuentran las propiamente «Sotiates», o à la louve y las conocidas como «Elusates» o más propiamente como au cheval. (Ver también: 20. Aquitania o Novempopulana). Debo un muy especial agradecimiento a Laurent Callegarin y Eneko Hiriart sin cuya generosidad no hubiera sido posible la elaboración de esta entrada.

Aquitania-numismatica

[Abrir mapa (image map) para consultar localizaciones e información].

Conjunto monetal aquitano sud-occidental

Compuesto por tres series de monedas de plata anepigráficas y anicónicas sin otro distintivo que unas características protuberancias que permiten distinguir dos tipos en lo que se venía conociendo como «Tarusate». El tipo Pomarez y el tipo Beyrie, tomando su nombre de las poblaciones donde se encontraron dos importantes tesorillos. En la última década este conjunto se ha ampliado con un tercer tipo reconocible por una incisión en forma de Y (o de T). La distribución geográfica de estos hallazgos expone de manera clara la dificultad para atribuir tales emisiones a los Tarusates. Si bien el área de distribución de las monedas del tipo Pomarez se aproxima al territorio que de manera hipotética se atribuye a los Tarusates, bien puede pensarse en los Tarbelli como emisores. En el caso del tipo Beyrie el territorio restringido a las proximidades de Lescar, la antigua Beneharnum, apunta a los Venarni o Beneharni. Finalmente el tipo de la Y es actualmente el que más dificultades presenta debido al hecho de que sus hallazgos no se han producido en contextos arqueológicos sino en prospecciones clandestinas sin más información que su origen en el entorno de Itxassou y Cambo-les-Bains, así como en la zona de Aoiz-Sangüesa, a los que hay que añadir el hallazgo en Fraga de un conjunto de 21 ejemplares.

La presencia de ejemplares de monedas aquitanas sud-occidentales (tipo Beyrie) en tesorillos fechados en la Segunda Guerra Púnica permite datar estas piezas entre finales del siglo III a. C. e inicios del II a.C.

Monedas Sotiates


Moneda Sotiate au cheval 4ª serie.

Este conjunto numismático comprende dos tipos bien diferenciados. El conocido como «Elusate», o de manera más descriptiva y objetiva au cheval, y el propiamente Sotiate o à la louve. El primero de ellos, consta de cuatro series distintas fechadas entre finales del siglo III a.C. (con presencia en el tesoro de Armuña de Tajuña, nuevamente vinculado a la Segunda Guerra Púnica) y finales del siglo II a. C. A diferencia de las sud-occidentales estas acuñaciones tanto de plata como de bronce sí cuentan con elementos iconográficos característicos. Un caballo orientado hacia la izquierda con una rapaz sobrevolando su grupa es el elemento más significativo. Ambas figuras tienden a una progresiva geometrización visible en la comparación de las cuatro series. Evolución que también es observable en el anverso, anicónico en las dos primeras series, apareciendo en la tercera una cabeza femenina dislocada prácticamente irreconocible en la cuarta serie. El modelo iconográfico se encuentra probablemente en imitaciones galas de acuñaciones de Filipo II de Macedonia.

Aunque tradicionalmente la historiografía ha atribuido estas piezas a los Elusates, no existen argumentos decisivos que avalen tal tesis. Lo que cabe deducir de la dispersión geográfica evidencia una estrecha convivencia con las monedas Sotiates por lo que probablemente las denominadas monedas Elusates no sean sino el antecedente prerromano y en plata de las acuñaciones de los Sotiates  monedas à la louve en las que la loba sustituye al caballo– que, en consecuencia, constituirían la quinta serie.

Las monedas à la louve atribuidas, en este caso sin duda, a los Sotiates suponen la última acuñación indígena existente en Aquitania. Acuñadas tanto en plata como en bronce presumiblemente en el oppidum de Sos, el elemento más significativo reside en el hecho de ser la única serie con leyenda: REX ADIETVANVS F F, alrededor de la mencionada cabeza dislocada, ahora ya un mero conjunto de «comillas». Completada en el reverso con el nombre de la etnia SOTIOTA sobre la imagen de una loba. El nombre del rey Adietuanus junto con el étnico Sotiota permite la identificación con el sotiate Adiatunnus mencionado por [tippy title=”César” height=”210″ width=”450″](B.G. III 22) Qua re impetrata arma tradere iussi faciunt. Atque in eam rem omnium nostrorum intentis animis alia ex parte oppidi Adiatunnus, qui summam imperii tenebat, cum DC devotis, quos illi soldurios appellant, quorum haec est condicio, ut omnibus in vita commodis una cum iis fruantur quorum se amicitiae dediderint, si quid his per vim accidat, aut eundem casum una ferant aut sibi mortem consciscant; neque adhuc hominum memoria repertus est quisquam qui, eo interfecto cuius se amicitiae devovisset, mortem recusaret—cum his Adiatunnus eruptionem facere conatus clamore ab ea parte munitionis sublato cum ad arma milites concurrissent vehementerque ibi pugnatum esset, repulsus in oppidum tamen uti eadem deditionis condicione uteretur a Crasso impetravit.[/tippy] constituyendo el principal indicio para fechar su emisión a mediados del siglo I a. C.

La loba de inspiración romana presente en el reverso permite identificar en un denario de P. Satrienus el modelo iconográfico.

Moneda Sotiate à la louve.


Denario de P. Satrienus (hacia 75-74 a.C.)

Bibliografía

Callegarin, L. (2005): «Le monnayage dit tarusate (Sud-Ouest de la Gaule) : révisions et perspectives», in : Actas del XIII congreso internacional de numismática (Madrid, 15-19 sept. 2003), Madrid, págs.427-440.
–(2009): «Les monnaies des peuples aquitains», Aquitania 25, 2009, págs. 21-48.
–(2011): «Sociétés et pratiques monétaires dans l’espace pyrénéen occidental au second Âge du fer», Anejos de AEspA LVIII, págs 315-334.
Callegarin, L., Geneviève V. & Hiriart, E., (2013) «Production et circulation monétaire dans le sud-ouest de la Gaule à l’âge du Fer (IIIe-Ier s. a.C.)», in: L’âge du Fer en Aquitaine et sur ses marges, A. Colin & F. Verdin (dir), Bordeaux, págs. 185-217.
Gardes, Ph. (2001): «Habitat, territoires et évolution sociale en Aquitaine durant le dernier millénaire av. J.-C.» in: Entre celtas e íberos : las poblaciones protohistóricas de las Galias e Hispania / coord. por Luis Berrocal Rangel, Philippe Gardes, págs. 115-135.
Hiriart, E., Tesis doctoral en curso.

Conjunto-monetal-aquitano

3 Responses

  1. 19. Etnias y fuentes literarias | Imago Pyrenaei

    […] BENARNI o VENARNI Etnónimo derivado de su población principal, Beneharnum, actual Lescar (64). Aunque únicamente mencionada por Plinio, su presencia transciende en la Notitia Provinciarum como civitas Benarnensium entre las doce que conforman la Provincia Novempopulana. Ver también: 21. La moneda aquitana. […]

Dejar una opinión